humor (1094)
    Chistes (398)
    Bromas (29)
    Parodias (203)
    Piropos (67)
    Fabulas (44)
    Citas y Frases (42)
    Sexuales (66)
    Hechos Reales (185)
    Asi soy yo.... (60)
   terror (2721)
    Pesadillas (256)
    Hechos reales (726)
    vampiros (599)
    Terror General (786)
    Espiritismo (125)
    Asesinos en serie (160)
    Teorias (69)
   fantasia (2151)
    Fantasia General (542)
    Romantica (770)
    Epica (233)
    Rol (182)
    Poesia (424)
   pruebas (0)
   criticas (885)
    Deportivas (37)
    Criticas de Cine (145)
    TV y Famosos (77)
    Literatura (49)
    Musica (76)
    Juegos (27)
    Duras (222)
    Generales (252)
   ficcion (1047)
    Ciencia Ficción (194)
    Futuristas (102)
    Snuff (67)
    Ovnis (27)
    Narrativa Libre (661)
 
 Top 5
    Grainstain.:Capítulo ..
    EL CAMPESINO Y EL FIN..
    una aventura, la más ..
    Martín,el chico más g..
    S. c.A.T. 2
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > Narrativa LibreEL CAMPESINO Y EL FINAL

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 12 de Noviembre del 2004

Desde entonces este relato ha sido leido 1,244 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 2 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Narrativa Libre
  Titulo:

EL CAMPESINO Y EL FINAL Un pobre campesino, sin saber ni como ni porque, a las puertas de un palacio se hallo. Palacio majestuoso y hermoso como ninguno, paredes de plata se alzaban ante su vista. Preguntose el campesino si al cielo al fin llego, ya que un tortuoso camino había recorrido. El cielo creía él haber ganado, ya que el mal destino del camino de la bondad, habiose recorrido entre lagrimas y sufrimiento. De repente, la gran puerta tallada con símbolos e inscripciones, con joyas y figuras, se abrió ante la lagrima de los recuerdos. Decidió este pues, que había llegado la hora de traspasar el umbral, sin miedo ni preocupaciones, pues así era que no podía ser otro lugar que el cielo. Que ante su asombrado rostro se habría para darle tan merecida recompensa, así que el movimiento en sus temblorosas piernas comenzó. Entro, y de rodillas calló al ver tal belleza, pero sobre todo hubo algo que le llamo la atención, unos cuadros. ¿Y porque llamaronle la atención aquellos cuadros habiendo miles de objetos y tallados dignos de la más hermosa catedral? Clara es la respuesta, los cuadros hablaban de su vida, una vida pintada en cuadros, cuadros que recordabanle tanto buenos tiempos como los peores. Que por el destino más eran los que le recodaban malos tiempos, ya que he dicho sido que su camino nunca fácil fue, un camino no merecido por nadie. Aún menos merecido para tal pobre corazón, pero alegrose otra vez al recodar donde estaba y que todo había acabado, que ya solo habría felicidad. Felicidad que creía esperarle después de un largo pasillo, el que hablaba de su vida, el que era como una última vista atrás, la última. Caminaba entre él parándose a contemplar cada ejemplar, y a lo lejos ya su vista le avisaba que alguien le esperaba. Mientras se acercaba se iba dispersando la niebla, niebla que simboliza la eternidad, aquella que no deja ver más allá. Al fin la sombra transformosé en una persona, con una sotana blanca y ojos que desbordaban de pureza, azules como el mismísimo cielo, con la profundidad del mar. En ese instante comenzosé la siguiente conversación que ahora os relato: Campesino poniéndose de rodillas- ilustrísimo señor es este aquel lugar al que todos vamos algún día y es usted aquel al que algún día todos hemos de ver y que será el juez de nuestros actos. A lo que este le respondió- si eso te hace feliz así podría ser, pero así no es, soy el que de verdad querías encontrar, el destino. El que crees culpable de tus males, aquel que según piensas té quito lo que más querías, ese que crees que siempre te llevo cogido de la mano por el camino de la desesperación. Campesino- ¿y acaso no es así triste destino?- decía desconcertado. Destino- la cuestión es simple, eres tú el que quiere que sea así, dueño eres de tus actos ya que nadie tejé el destino. Campesino- entonces ¿quién es el culpable de mí dolor?- grito con la rabia de su infelicidad. Destino- piénsalo de este modo, no te correspondía tu lugar ni tu forma de vivir, ya que nadie es libre de elegir nuestras características al nacer, sino que repercute en ello todos aquellos que estuvieron antes que tu. Campesino- comprendo, pero al menos ahora solo me espera felicidad, ya que estoy en el cielo, ya solo me queda llegar al lugar que esta vez si me corresponde. Destino- acaso tus actos los haces a cambio de algo, crees de verdad que lo que no te fue recompensado en vida ahora lo será. Campesino- pues no es eso lo que dice la Biblia, pues no es esto el cielo.- afirmaba el asustado campesino. Destino- ¿y no fue la Biblia escrita por la mano del hombre?, ¿y no es el hombre un ser inquieto que para darle explicación a lo que no comprende, inventa mil historias y patrañas, antes de buscarle un significado racional? Tu solo has elegido la historia que más cierta te ha parecido, la más bonita, aquella que más promete, esa que desde pequeño te inculcaron en la mente. Campesino- no te creo, ¿porque me martirizas aún más? que clase de mentira intentas que crea, ¿acaso es una prueba de fe?, ¿porque me haces esto ahora que estoy tan cerca?, ¿acaso este es el purgatorio?, ¡habla maldito destino habla!- decía entre sollozos. Destino- ¿es que acaso piensas que te encuentras mucho más haya del de tu lecho de muerte?, ¿no te das cuenta de que simplemente tu cerebro esta dando sus últimos suspiros de angustia?-pregunto retóricamente en tono burlón. Campesino- si así fuera eso, ¿porque me encuentro en este lugar?, ¿porque estas tu aquí?, ¿que eres o quién eres tú?-decía impacientado el campesino, en el que cada vez había mas repulsión y frustración, hacia aquel que le producía tanto dolor con sus palabras. Destino- simple, desgarradora y trágica es la respuesta que te espera buen amigo. Yo soy tú, todo esto, que me rodea incluyendo mi manifestación, es lo que tu querías encontrar después de la muerte, pero también querías encontrar la verdad. Campesino- no comprendo como yo puedo ser tu, si tu me revelas lo que llamas la verdad, una verdad que no conozco. Destino- porque todos sabemos la verdad en el fondo de nuestro ser, pero nos negamos ha admitirla, tal vez por miedo. Campesino- entonces todo mi sufrimiento fue en vano- decía el campesino con una lagrima recorriendo su rostro. Destino- no fue en vano, nada es en vano, hiciste a mucha gente feliz y aunque sea algo que no curé tus penas, ni te haga olvidar todos tus tropiezos, al menos sabes que has hecho algo en la vida, ya que hay gente a la que le has procurado una buena vida. Ahora triste campesino, mira otra vez tu vida como bien hiciste al entrar, disfruta de este último suspiro antes de volver a formar parte de la naturaleza y caer en el olvido. Así hizo el triste campesino, perdiose entre la niebla, perdiose entre sus recuerdos atrapado en su mente por última vez y aunque el tiempo pasose como si de una eternidad se tratase, tan solo unos míseros diez minutos transcurrieron. Para al fin caer en la nada, aquello que no tiene color, ni sabor, ni sentimiento, no entiende del corazón, que no tiene materia, no sabe pedir perdón, pedir perdón por existir aún sin existir. Autor: Fher di Sardi


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios
 



Busca relatos


InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio



siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com

¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.